Comisión de colocación

Existen dos grandes tipos de cobros que realizan las administradoras generales de fondos: la remuneración por administración, que se descuenta diariamente del valor de la cuota y que varía de acuerdo al tipo de fondo mutuo, y la comisión, que es el cobro que se realiza cuando el inversionista realiza un rescate, el que también varía de acuerdo al tipo de fondo y serie. Dentro de la comisión existe la de entrada (que se cobra sobre la inversión inicial) y la de salida (cobrada al momento de realizar un rescate). En ocasiones, y en la medida que la inversión permanezca un cierto tiempo en el fondo, dicho cobro puede ir reduciéndose.